Arbitraje Forzado Bloquea Consumidores de la Corte

Escondido en la letra pequeña en la parte posterior de la forma estándar de contrato de automóvil es un párrafo de jerga legal llamado una cláusula de arbitraje. Traducido al Inglés ordinaria, este lenguaje pre-impreso, no negociable significa que los compradores de automóviles de California no pueden utilizar el sistema judicial público para demandar a un distribuidor para el fraude, incumplimiento de contrato, o cualquier número de demandas legales. También enterrado en la cláusula de arbitraje es la prohibición de ser parte de una demanda colectiva, incluso cuando esa forma de acción es realmente la única manera de reivindicar los derechos del consumidor. Al mismo tiempo, el concesionario de automóviles o el prestamista que financió la venta puede seguir adelante y demandar al comprador de un automóvil en la corte. Puede leer más sobre arbitraje vinculante obligatorio aquí.

Arbitraje Forzado Bloquea Consumidores de la Corte

Cuando las empresas no pueden ser demandadas en la corte, se involucran en el fraude y prácticas engañosas con impunidad. La cláusula de arbitraje escrito por los abogados corporativos para sus clientes corporativos viene a ser como una tarjeta de "salir de la cárcel gratis." Por esta razón, Change.org se refiere a la cláusula de arbitraje como una "licencia para robar."

¿Es chocante? ¿Es injusto? Es inconcebible? La Corte Suprema de California dice: "No." En un caso llamado Sánchez v. Holding Company Valencia, LLC, a principios de este mes la corte más alto de California confirmó la cláusula de arbitraje en la forma estándar de contrato de compra de automóvil utilizado a lo largo de California. A pesar de que reconoció estudios que mostraron que casi nadie sujeto a cláusulas de arbitraje forzado sabía que se les prohibió acceso a la corte, la Corte dijo que el comprador esta pegado con la cláusula de arbitraje pre-impreso en la parte posterior del contrato.

La decisión largamente esperada es mala noticia para los consumidores, que están en clara desventaja en el proceso de arbitraje. Las estadísticas han mostrado que en el arbitraje, en general, los consumidores ganan menos de 5% de las veces; y en algunas categorías, menos de 1% del tiempo. Casi ninguna persona ordinaria entiende las implicaciones de arbitraje forzoso - es decir, no sólo que están bloqueados de las cortes públicas, pero que el sistema privado está amañado contra ellos.

A nivel federal, la Oficina de Protección Financiera del Consumidor (CFPB) está estudiando la cuestión del arbitraje obligatorio en ciertos contratos de consumidores. La CFPB está en el proceso, en este momento, de la redacción de una norma que podría limitar o incluso prohibir el uso de las cláusulas de arbitraje en los contratos de consumo. Esta regla podría cambiar el efecto de Sánchez v Valencia y restaurar la capacidad de los Californianos a utilizar el sistema judicial para reivindicar sus derechos como consumidores. Usted puede ayudar a cancelar estas tarjetas corporativas de “salir de la cárcel gratis” mediante añadir su nombre a esta petición. Esta es su oportunidad de hacer oír su voz.

Traducido por Rosa Baum del artículo de 19 Agosto 2015 (Nancy Barron), ©Kemnitzer, Barron & Krieg, LLP